playas de cádiz

La playa de mi vida

Todos tenemos un lugar de referencia.

Aquel sitio que hace aflorar lo mejor de nosotros mismos, que nos ayuda a desconectar, que nos da alas, energía. Quizás allí conectamos con algo mucho más profundo. Quizás sólo sea el reflejo natural de nuestra propia vida, de nuestro propio yo.

Por eso esta es la playa de mi vida.

Un lugar casi salvaje pero cómodo. Donde cada bocanada de aire no es, nada más y nada menos que eso, aire, pureza, vida.

Un sitio confortable pero donde cada marea puede hacerte cambiar de sitio. Siempre atento, siempre alerta pero donde se puede disfrutar de cierta paz.

Un mar donde, si decides sumergirte, puede sorprenderte sereno, cálido, en el que puedes sentirte dueño de ti y de lo que te rodea.

Playas de Cádiz

Pero que, en cuanto menos lo esperas, cambia la corriente y toca luchar contra grandes olas que te envuelven, que te cubren; y lo das todo por salir victorioso de ese mar.

Cuando vuelves a la arena eres consciente de que, una vez más, has ganado. De que vives a pesar de las tempestades que sufres. Y sabes que la próxima ola vendrá. Más pequeña, con más fuerza, menos brava, un tsunami o la última, aquella que no te dejará escapar… pero vendrá. Y seremos ella y yo. Y siempre estará en mi mano como afrontarla.

En esta playa de mi vida puedo ser yo mismo. No necesito disfrazar ni mi cuerpo ni mi alma. Sólo me importa ser feliz.

En algunas épocas me siento rodeado de gente. Otras se ve pasar a alguien muy de vez en cuando. A lo lejos, en la orilla. Sobre todo cuando el mar está revuelto. Sobre todo cuando más solo me siento.

Playas de Cádiz

Pero ellos siempre están a mi lado. La razón por la que me sumerjo siempre. Da igual como esté el mar. A veces tengo que sostener a alguno de ellos para que no lo devoren las olas. A veces tengo que agarrarme a ti para no irme con la corriente.

Pero cada noche, al volver de esta playa, siempre os veo una sonrisa.
Podía haber sido un mar en calma, un lago cristalino. Quizás era lo que yo esperaba. Y tú. Y todos. Donde el levante no soplará tan fuerte que clavase la arena en tu piel. Que no doliese tanto que desearas correr y desaparecer de allí hasta que vuelva la calma.

Sin embargo esta es nuestra playa.

La playa donde algunos nos acompañan hace años. Otros la prueban y no vuelven más. Hay quiénes nos visitan cada vez que pueden. La playa a la que nos trajiste tú, donde estamos todos juntos.

La playa de mi vida.

 

Autora: Saray Jiménez Pulido

(Todos los derechos reservados)

Si te gustó puedes compartir

Previous

¿Que está pasando en las Administraciones Públicas españolas?

Next

Ya no te quiero

1 Comment

  1. Alba

    Pero q bonita cuña,q bonito escribes por dios te felicito.ademas es tan tú tú lugar favorito 😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compártelo en las redes