Turismo e inconvenientes. Sobrevivir en lugares muy turísticos

publicado en: Sociedad | 0

En España hay varios municipios que desde muchos años atrás han gozado de mucho turismo. Otros que no tanto y parece que los turístas se están interesando por ellos últimamente. Y algunos que solo los conocen sus habitantes y los de los pueblos de alrededor… (Teruel existe).

España es el segundo país más visitado del mundo, solo por detrás de Francia. Con 82 millones de turistas en 2017 es también el segundo país del mundo en ingresos económicos provenientes del turismo.

Exactamente, el turismo en España generó unos ingresos de 172.900 millones en el año 2017, lo que supone un 14,9 % del Producto Interior Bruto (PIB), según el informe anual del Consejo Mundial de Viajes y Turismo .

¡Guau! Pues muy bien…

Cuando el dinero no lo es todo. Inconvenientes del turismo.

A todo ciudadano de un pueblo, ciudad o territorio le gusta disfrutar de la naturaleza, de los recursos y de todo lo que tiene a disposición en el lugar donde reside (además de que sienten que es su hogar).

En este ámbito es imposible no hablar del proceso de “gentrificación” que ocurre en las grandes ciudades como Madrid o Barcelona. En ellas, vecinos de toda la vida de algunos barrios se han tenido que ir al extrarradio porque los han echado literalmente.

Esto se ha debido a la llegada de los pisos de alquiler turístico, también llamados “alquiler vacacional” (léase con excesiva entonación). Este fenómeno ha provocado una subida abismal de los precios de las viviendas además de los problemas de convivencia con los que vienen a pasárselo bien.

Vecinos hartos de los turistas
Vecinos de toda la vida se encuentran en un bloque de vecinos en que la casa de arriba, la de al lado y la de abajo están alquiladas a turistas y, claro, un turista tiene otros horarios diferentes al de los ciudadanos que tienen que trabajar.

Por ello los vecinos de estos barrios ven afectado su sueño (con lo importante que es dormir) y su calidad de vida en general, por lo que tienen que abandonar sus  viviendas.

Empresas como la pionera en este asunto, AirBnB, son las culpables de ello. 

¿Que pasa si vienen de fuera y no puedes disfrutar de tu ciudad?

Pongamos el caso de una ciudad costera española cualquiera, que cuando llegan los meses de verano se masifica por la llegada masiva de turismo extranjero.

Pues el ciudadano de esa ciudad costera no podrá disfrutar de sus playas porque no cabrá un alfiler, le costará conducir por sus carreteras porque estarán atascadas por coches de alquiler, le costará ir beber algo a una terraza o a cenar porque los locales estarán abarrotados de turistas pero… ¿que pasa si el turismo es masivo de verdad y vienen todos los años?

bares, terrazas llenos por el turismo

Podemos continuar con más inconvenientes para los ciudadanos.

El residente no podrá sentarse en una terraza a tomarse una bebida a gusto o ir a cenar a la calle en cualquier época del año porque los precios los han subido mucho, acorde al nivel de países como Alemania o Reino Unido (que no es el mismo que el de España). En general no podrá disfrutar del ocio de su ciudad porque estará enfocado a ese sector.

Y es que hay sitios que parecen que solo viven para recibir turistas. Tienen condiciones de vida, infraestructuras, arquitectura, cultura, historia, playas, montaña…etc. Para que el turista lo encuentre como el lugar adecuado para pasar sus vacaciones y dejar su dinero.

Y otros solo tienen una increíble naturaleza pero el resto les falta.

Playa paradisíaca, turismo de verano, clima tropical

En los últimos años existe un auge del turismo en occidente.

Parece ser que reina una tendencia generalizada de tener que ver muchos sitios o querer tener unas vacaciones en ese sitio paradisíaco mejores que las del vecino.

Pero también, y sobre todo, aerolíneas como Ryanair que ha revolucionado el mercado del transporte aéreo o empresas como la ya nombrada AirBnB, hacen que unas vacaciones puedan ser mucho más baratas de lo que lo eran antes.

Pero claro, ¿que tipo de turismo es el que generan este tipo de compañías? La respuesta está muy clara, el turismo de marcha, de borrachera, ruidoso, que deja todo sucio, que vienen a pasárselo bien una semana y se vuelven sin importarle lo más mínimo la decencia de su comportamiento durante esa semana.

¿Y a que precio lo están pagando los habitantes de esas ciudades este tipo de turismo? Pues a uno alto, pero que muy alto.

 

Si te gustó puedes compartir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *